viernes, 30 de octubre de 2015

¿DE QUÉ COLOR SON LOS OSOS?


¿Puede engañarnos nuestra inteligencia? ¿Puede mandar sobre nuestra percepción? 

El silogismo es una forma de razonamiento deductivo que optimiza el funcionamiento de nuestro cerebro. Nos ayuda a relacionar unas cosas con otras para entender de forma rápida conceptos que desconocemos a partir de otros conocidos.

El correcto uso de los silogismos es uno de los parámetros que se utilizan en los test para medir el CI (coeficiente de inteligencia).

En 1932, el neurólogo Alexander R. Luria hizo un estudio para averiguar si la capacidad de leer y escribir transforma los procesos mentales mejorando las deducciones lógicas. Para ello sometió a un grupo de personas que no sabían leer ni escribir a una prueba de razonamiento con silogismos:

- "En el norte, donde nieva, los osos son blancos. Novaja Zemlja está muy al norte y allí siempre hay nieve. ¿De qué color son los osos en Novaja Zemlja?"

Algunas de las respuestas que obtuvo fueron:
- "No lo sé. Yo vi un oso negro y no conozco otros"
- "Se reconoce el color de un oso cuando uno lo ve"
- "Si me guío por sus palabras, tienen que ser blancos"


¿Y tu, qué hubieras contestado? 

¿Cuanto valor se le ha dado a los coeficientes de inteligencia? ¿Hay alguna diferencia entre inteligente y listo?

Ana

3 comentarios:

  1. ¡Claro que hay diferencia, y mucha! La inteligencia se puede "explotar", optimizar, entrenar... Pero ser listo, ser listo es distinto. O se es o no se es. Y por supuesto prefiero mil veces a un listo trabajador, que a un inteligente con un CI de 150.
    Por cierto, hubiera dicho blanco. Estamos demasiado condicionados.

    ResponderEliminar
  2. Pues si Sara, al final no podemos juzgar ni evaluar tan a la ligera. Uno de mis mejores maestros en la vida no sabía apenas leer y escribir. El decía que no entendía de papeles, pero sabía leer el monte y el campo. El me enseñó a escuchar y respetar la naturaleza, a entenderla... Cuando salias con él al monte tenías que ir muy atenta, porque sino podías acabar siendo una "mangalua" o una "espantaguarros" jajaja .... y eso, con 10 años, era lo peor jeje... Ana

    ResponderEliminar
  3. Los listos son los sprinters del día a día, del pragmatismo, los que ganaban los juegos en el colegio y los que ahora consiguen aparcar antes. Los inteligentes manejan más variables en cada análisis/decisión y ello les hace parecer torpes en la escuela y ensimismados en el día a día. La listeza es efectiva, cortoplacista y de radio limitado; hay aquí más actitud y autoestima que neurona, aunque también. La inteligencia, sin embargo, permite proyectar y desarrollar una idea en un tiempo figurado, tanto futuro (previsión) como pasado (deducción). Por todo ello, l@s (muy) inteligentes sólo tienen éxito en unos ámbitos muy concretos. Creo que no hay verdadera inteligencia sin creatividad y la creatividad, creo yo, se mide mal con un test.
    Yo también habría dicho que los osos allí son blancos.
    Gracias por esta propuesta tan estimulante :)

    ResponderEliminar