domingo, 26 de agosto de 2018

LA LUNA Y EL MAR


El mar acarició a la luna...
La luna le regaló un manto de estrellas.
Mientras, yo me ocultaba en la oscuridad.
Sola, desnuda, escuchando el sonido del amor, de ese sutil y secreto romance.
¿Cómo podía ser a la vez tan público y tan privado?
¿Cómo podía ser tan grandioso y tan delicado?
Me alimentan, me enseñan, sin juzgarme...
Me empiezo a sentir grande, fuerte, sabia, pero, sobre todo, serena...
Poco a poco dejo el agua para permitir que la brisa toque mi piel y me devuelva a mi mundo...
Al pisar la arena les vuelvo a observar... Siguen con su romance...
Sonrío y me alejo en silencio...
Que no se rompa la magia...

Ana Jover Sanz-Pastor

jueves, 19 de abril de 2018

GENIOS QUE BRILLAN Y CREAN





Si buscamos  el historial de Leonardo Da Vinci podremos ver:  Fue a la vez pintor, anatomista, arquitecto, paleontólogo,​ artista, botánico, científico, escritor, escultor, filósofo, ingeniero, inventor, músico, poeta y urbanista.(Fuente WIKIPEDIA)
Llegamos a la conclusión que para ser un genio hay que tener un conocimiento multidisciplinar.

 ¿Y cómo hacemos eso? Quizá podemos tener el truco para llegar a realizar las maravillas de los genios: trabajar en equipo. Si tenemos un especialista en muchas materias podremos ver los proyectos de forma diferente. Y quiero hacer hincapié en que no he dicho “problemas”, he dicho proyectos. Actualmente oímos demasiado la frase “resolver problemas” y poco la de “crear cosas nuevas”.

Y no solo tengo ejemplos de personas tan lejanas en el tiempo. He tenido cerca a otro genio, que salió de casa con 500 pesetas que le dio su madre, y consiguió realizar proyectos importantes, sin ser Leonardo Da Vinci: Hizo un túnel ( el más largo de España en su época) , le dio un gran empujón a Gerencia de Urbanismo en la década de los 70 (colaborando con Romay Beccaria, abogado del estado), es al autor de los proyectos de Brisa para las autopistas de Lisboa, colaboro en los proyectos de los túneles del Tibidabo  , asesoro en muchos proyectos europeos, visito Rusia en los 70 como especialista y hoy en dia es reconocido como uno de los mejores Ingenieros de Caminos de los últimos tiempos. 



 Este enlace explica lo que hizo alguien muy querido para mí: mi ABUELO: Cesar Sanz-Pastor. Un genio de los últimos años. Estudio derecho (hasta cuarto, decía que ser Ingeniero de Caminos y Abogado del Estado era lo mejor), economía, arte, literatura, historia, idiomas.

Un día de primavera del año 98, en el jardín de su casa de Adeje (Tenerife), estando los dos solos tomando el aperitivo, le pregunté: Abuelo ¿Cómo se consigue triunfar? Él me dijo: “El secreto es rodearse de los mejores profesionales, personas bien formadas e inteligentes. No temas rodearte de personas que sean más brillantes que tú”. Fue un consejo que he guardado como  un tesoro.

 Me dio otro consejo: “En esta vida para triunfar: Paso de buey, diente de lobo y hacerse el bobo”. Nunca lo he olvidado.

 Mi abuelo murió en el 2005. Para mí es un referente y comprenderéis que haya hecho un modelo para imitar.

En mi trabajo, ayudando a personas que no sabían cómo seguir, me he encontrado con más genios. Personas creativas, con  esa chispa, que fui capaz de ver, y a los que ayude. Eso lo contare otro día.

Angela Jover Sanz-Pastor

martes, 17 de abril de 2018

BASES DEL APRENDIZAJE






"Todo aprendizaje tiene una base emocional." Platón.



1.- ¿Cómo aprendemos?
A- Importancia del uso de los dos hemisferios cerebrales.
El hemisferio derecho de nuestro cerebro es el responsable de la realización de nuevas tareas, del aprendizaje de nuevos conocimientos.
Para que optimizar el proceso de aprendizaje es importante activar esta parte de nuestro cerebro. El hemisferio derecho es intuitivo, aprende del todo a la parte, no analiza. Por tanto si lo mantenemos activo con música, deportes, meditación, y tratamos de adquirir los conocimientos viendo primero lo global para ir pasando a los detalles, los conocimientos adquiridos serán más sólidos y mas estables.

B- Sistemas representacionales.
Existen tres sistemas con los que adquirimos y representamos la información en nuestra mente: visual, auditivo y kinestésico. Para que la nueva información que vamos adquiriendo quede en nuestra mente es preferible que utilicemos al menos 2 sistemas representacionales para enseñar un nuevo concepto.
Identificar cuál es el sistema representacional preferente para cada niño, utilizarlo, y tratar de desarrollar los otros dos.
-        Visual: imágenes- practicando la lectura y fijando la atención en fotos, dibujos...
-        Auditivo: audiciones de música en los que se trata de identificar instrumentos, tonos, ritmos. Asistir a conferencias, repetir ideas principales, leer los temas en voz alta...
-        Kinestésico: llevarles al conocimiento a través de la experiencia.

2.- ¿Qué nos motiva o nos limita?
Trabajar los distintos niveles lógicos tanto del consciente como del inconsciente para encontrar las fortalezas y limitaciones de cada persona. Potenciar las fortalezas para conseguir el objetivo y convertir las limitaciones en fortalezas.

Tratar de averiguar sus motivaciones, creencias, capacidades e incluso identidad para comprobar dónde pueden estar los bloqueos. Revisar  las creencias, encontrar motivaciones válidas y desarrollar nuevas capacidades con los recursos que cada uno posee.

3.- Modelar. ¿Tienen referencias? ¿a quien están modelando?
Tiene gran importancia la presencia de personas adultas que les enseñen cómo pueden trabajar a través del modelado.  Si lo padres y profesores hacen los deberes con ellos van adquiriendo habilidades necesarias para ir resolviendo los  problemas  que van surgiendo. Lo ideal es que aprendan a modelar en el trabajo desde pequeños para que poco a poco vayan adquiriendo nuevas capacidades.

Ana Jover Sanz-Pastor

domingo, 8 de abril de 2018

NEUROEDUCACIÓN Y CREATIVIDAD

Medyr





"Es terreno de la ciencia hablar, y privilegio de la sabiduría escuchar." Oliver Wendell Holmes



Esta semana he estado en Granada dando un curso de Neuroeducación y Creatividad a profesores de esa Universidad.

No paro de sorprenderme de las cosas que se pueden aprender enseñando, pero claro, en este caso, está más justificado porque los alumnos eran maestros. Maestros a la antigua: personas que tienen grandes conocimientos y una gran talla humana.

Os voy a contar lo que he reflexionado viéndolos. Son dos cosas simples, que ya sabía, pero que he argumentado en mi cabeza. 


Una es que un profesor ya no puede exigir que le presten atención. La autoridad ya no se tienen, se gana… ¿O quizá siempre fue así y en algún momento lo olvidamos? El “maestro” tiene que despertar la curiosidad, tiene que seducir, tiene que enamorar con sus conocimientos y con su forma de transmitirlos.

La otra cosa que he pensado es que la igualdad en la educación no está en permitir que todos los niños aprueben, sino en abrir el sistema de forma que cualquiera (niños y mayores) tengan acceso al conocimiento. Porque cuando igualas  a alguien por unos baremos de notas,  lo estas humillando, pero cuando le facilitas el conocimiento lo estas dignificando.


Quizá sean unas reflexiones muy simplificadas, pero cuando ves la serenidad de la sabiduría en los ojos de un “maestro” valoras y aprecias la dignidad humana.

Ana Jover Sanz-Pastor

jueves, 26 de enero de 2017

BIMBA, POR QUÉ TU NO Y YO SI?



No lo entiendo. Triple negativo, en un estado inicial (igual que yo y a la vez que yo, en aquella lejana primavera del 2014)... pero hay algo que tenemos que aprender.

Luchadora, sincera, transparente... 
¿Qué es lo que tenemos que entender?

No lo se.... 

Te admiro, pero no entiendo lo que ha pasado. Merecías vivir, merecías vencer este mal.

No puedo creerlo, no puedo analizarlo, no puedo admitirlo....

Espero que consigas enviar ese mensaje que trataste de enviar con tu foto desgarradora de tu masectomía. 

Algún día lo entenderemos, porque esta claro que tu misión era enviar un mensaje.... Llegará, diste tu vida por eso...

Quizá alguien lo entienda, quizá dejes mas paz en este mundo, seguro que tu actitud y tu mensaje dejan huella.

Gracias Bimba.

Hasta siempre.....

Ana Jover

jueves, 3 de noviembre de 2016

EDUCAR PARA EL FUTURO

El futuro... ¡Cuanta gente llega a mi despacho angustiada por el futuro!. Queremos saber lo que va a ocurrir, y no nos damos cuenta de que podemos provocar lo que va a ocurrir.

Ayer estuve en la Fundación Telefónica en un evento organizado por El País y la Fundación Santillana, en el que se debatía sobre este tema: Educar para el Futuro. Quizá es uno de los temas que mas inquieta a la sociedad actual. Las carreras del futuro, las profesiones del futuro, la educación del futuro... Es inalcanzable... No podemos vivir en el futuro. ¿Qué está pasando en el presente?

Se dijeron cosas muy interesantes sobre las tendencias del futuro. La importancia de dignificar la formación profesional, la creatividad, las asignaturas de humanidades, las nuevas tecnologías... Podéis ver todo el evento aquí Educar para el Futuro. Os lo recomiendo, fue muy interesante. Me encantó Marta González Novo, gran profesional que condujo el debate de forma magistral.

A mi me llamó mucho la atención la intervención de Adela Cortina, (Catedrática de Ética de la universidad de Valencia). Dijo tres cosas sencillas y claras, y a la vez revolucionarias. Apenas han creado titulares, y son la clave del futuro:

- Hay que desarrollar una inteligencia diligente.
- Donde haya un problema, resolverlo
- La oferta genera demanda en la sociedad, y por tanto, empleos de futuro.

Y ya está... 

¿Cuantos de los que estudiamos la carrera hace años sabíamos algo sobre internet, páginas web, telefonía móvil, energías alternativas, construcción sostenible, lenguajes de nueva generación, sistemas de información geográfica, big data... y tantas y tantas otras cosas que han ido apareciendo nuevas? ¿quién podía imaginar en el siglo XIX que unas de las profesiones de mas éxito en el siglo XX iba a ser electricista?

Está claro que debe haber una formación continua. Que no nos podemos quedar en lo que ya sabemos como si fuera "mi tesoro". Que hay que evolucionar. Y para eso necesitamos una inteligencia diligente. 

Las profesiones de futuro son aquellas que resuelvan problemas. No hay profesiones de futuro, hay profesionales de futuro. Esos que se plantean que cuando "llegue ese río ya lo cruzaré", personas que confían en su inteligencia, en sus habilidades, en su capacidad para afrontar imprevistos.

Adela también definió dos conceptos que ayudan a entender el futuro. El técnico es la persona que domina los medios, el profesional es la persona capaz de poner los medios al servicio de la sociedad.

¿Sabes ya lo que vas a estudiar? Pues cualquier cosa que desarrolle tu inteligencia diligente, esa que es capaz de resolver problemas. Todas las asignaturas que ofertan actualmente las distintas universidades lo pueden hacer, siempre que te lo propongas. Entrena para ser un profesional de futuro y no te angusties con lo que va a pasar.  Los estudios no son un fin, son un medio. Aprovéchalos. 

Ana Jover Sanz-Pastor
Inteligencia Emocional
Practicioner PNL
Concentración alfa
Técnicas de estudio
Neuroeducación
Lda. CC Biológicas 

viernes, 28 de octubre de 2016

LA VIDA


Y la Vida la empujó, la obligó a dejar su sitio… y ella se hizo un ovillo en una esquina y lloró. 

Cuando sus lágrimas empezaron a secarse descubrió que no era la única. Vio como la Vida se acercaba a alguien. Notó su miedo, escuchó su silencioso lamento, pero esa persona se levantó de forma elegante y suave. No permitió que la empujaran. Empezó a buscar otra silla, otro sitio. Observó  cómo avanzaba entre la gente, cómo se detenía y preguntaba o pedía ayuda. La siguió…

Fue entonces cuando descubrió su carga… Ella no podía caminar porque llevaba un peso tan grande que el esfuerzo era titánico. Culpas, complejos, obligaciones de otros, inseguridad y mucha tristeza que pesaban en sus pies como plomos, que la hacían permanecer inmóvil, que la hundían poco a poco.

Sentada en el suelo empezó a quitar de sus pies, de su cabeza, de su espalda, de sus brazos aquel armazón que la paralizaba. 

Se sentía mucho mejor, empezó a sonreír. Notó cómo el aire acariciaba su cara, cómo el sol calentaba su cuerpo. Empezó a escuchar el canto de los pájaros cuando sacó de sus oídos dos piedras que ignoraba que estuvieran allí.

Consiguió ponerse en pie, dio un primer paso, y luego otro… Descubrió que su entorno cambiaba. 

Volvió a ver a la Vida, que, con un rostro amable, la invitaba a sentarse en un lugar mejor. Un sitio que le permitía caminar, soñar, descansar... 


Lo entendió… y lo agradeció...

Ana Jover Sanz-Pastor